Pongamos que hablo de Madrid

Hola a todos:

Fin de semana largo en Italia, debido al feriado del viernes. Aproveché para volver a Madrid.

Viajé el jueves por la noche, arribé casi a medianoche. La nueva Terminal 4 del aeropuerto de Barajas merece un comentario. Es impresionante. Parece una imagen sacada de una película futurista.

Luego de dejar mi nueva valija en el Hostal Miralva, cerca de la Gran Vía, fui a buscar a L. (que sale con E. que sale con M.), alojada en un Hostel pasando La Puerta del Sol. Mi primera noche en la ciudad que verdaderamente nunca duerme y ya comenzaba perdiéndome entre callejuelas y sin un mapa. Preguntando se llega.

Fuimos a tomar algo cerca de la Plaza Jacinto “el barrendero” (hay una estatua de un hombre barriendo, no recuerdo el nombre) y luego, cuando nos cerraron, salimos a caminar. El frío de la noche nos metió “de prepo” en un barcito muy madrileño, tan madrileño que era de argentinos. Se llamaba “La Recova”.

En este sabinesco rincón, sobre la Calle de la Magdalena, vimos cosas tan bizarras que mejor no contarlas. Una pizza y un tiramizù calmaron el hambre. Se hizo tarde y nos esperaba un día largo.

Por la mañana del viernes fuimos al Parque del Retiro, caminando por la Vía del Prado. La hermosa Madrid continúo dando muestras de elegancia al recorrerla. El parque te hace soñar, y soñar despierto es algo desaconsejable para quien la noche anterior no se pudo soñar durmiendo. Tortugas de agua, muestra de espejos en La casa de cristal y los pies de San Francisco.

Al mediodía fuimos a buscar a “Lolo” (el nombre lo acabo de inventar) el pequeño juguete alquilado. Intentó convencernos todo el tiempo de que en realidad era un auto biplaza, llamado “Smart”, yo creo que era una moto con complejo de radio-control.

Las rutas de Madrid vieron volar esa carrocería hasta Toledo. Otra vez en Toledo, T. no me dejaría mentir si le dijera que Toledo es muy bonita en invierno y muy calurosa en primavera.

Una buena comida (la tortilla española demuestra la existencia de Dios o al menos no la niega) y las calles empinadas de la ciudadela se llevaron las ganas de fatigarse con los pies. Conocimos casi todo, luego volvimos. Tomando algo por la tarde me sucedió algo extraño: un gorrión, de los tantos que alocadamente sobrevuelan la ciudad, se posó directamente junto a mi pierna y comenzó a mirarme fijo (hay testigos, no invento). Según algunos es una señal…mmm… señal... rico…

En Madrid había quedado en encontrarme con S., nuevamente me perdí yendo de mi hotel al de L. y lamentablemente el cansancio tomó la decisión de no salir esa noche de viernes.

El sábado 3 fue otro día largo y rutero. Arrancamos temprano yendo a buscar el auto al estacionamiento y navegando en un cascarón de nuez hasta El Escorial. Imperial. Sólo un rey podría haber concebido hacer una obra de tal magnitud.

Luego, visitamos ya entrada la tarde El Valle de los Caídos, donde una gigantesca cruz de piedra domina y convierte a todo el valle en un enorme cementerio, recordando a los muertos en la guerra civil.

Desde aquí, por las rutas del Quijote hasta Segovia. No queríamos quedarnos con las ganas de conocerla, ¿que hubiera sido dejar esto por vivir? Bonita ciudad, cuenta con un bi-milenario acueducto romano, pero no tiene una heladería decente. Indignante.

La tarde cayendo estaba y el ocaso nos guió por las carreteras de Castilla hasta Ávila. Declarada patrimonio cultural de la humanidad, cuenta con la muralla medieval mejor conservada de toda Europa. Es agradable y hace bien. Nos hizo incluso pensar que quizás hubiera sido mejor no perder el tiempo con Segovia. Pero la elección ya estaba hecha, porque no contábamos con el coraje suficiente para renunciar a la visita sugerida por la guía. Haberlo sabido antes, no vayan, Segovia no vale la pena (mentira, obvio).

Ávila, en cambio, nos vio conocerla. Nos vio compartir tiempo con ella y contarle nuestros secretos. Ávila nos vio emborracharnos hasta la médula en un bar de mala muerte llamado “Ole”, donde además nos cayó la impresentable fiesta de un casamiento. Bueno, digamos que toda experiencia cuenta y que de otra manera uno no podría observar cosas como esta.

Un interminable regreso y otra vez “Perdidos en Madrid”. Llegamos muy tarde, tan tarde que no dormimos, en espera nuestros vuelos de de retorno.

L. se fue al mediodía, yo aproveché para devolver a Lolo e ir por mi vuelo a Milán. Me volví a perder. ¡Que triste es la vida sin GPS!

Bueno, hoy es lunes, escribo desde Padua, al noreste de Italia, ya les contaré más detalles.

Lucas.-

7 comentarios:

Celes dijo...

che
dejá de robar con tus bitácoras de viajes

=P

Si sos chico, me interesa tu opinión. Si sos chica, menor de 22 años, dejame una foto y tu teléfono. jajaja

sos un abusador!

Marulinguis dijo...

soy menor de 22 pero eee ... muy menor asique nada, no te lo dejo. jajajajaja
lei que me escribiste que en los buenos textos te molestaban los errores de ortografia. me cuaso mucha gracia, que perfeccionista. igual me parece perfecto, ojala pudiera escribir tan bien, pero tengo muy claro que esas cosas se adquieren con la practica y los años. y yo recien empiezo...
un saludo
que estes muy bien :)

Marulinguis dijo...

me encontre un error. "cuaso"
eso me pasa por hacerme la que escribo rapido.
MIL DISCULPAS SI TE JODIO LEERLO
jajajajajaa
un besote

Anastasia (R.) Beaverhausen dijo...

Linda historia de viaje..

Volvi.. jajaja.. vi tus mensajes preguntado si estaba todavia viva..

besos..

Sarah dijo...

En Segovia comí un cochillo cortado a plato que hizo valer la visita. Tuve que googlear "cochinillo Segovia plato" para acordarme del nombre del lugar: "Mesón de Cándido". Para la próxima, si existe.

P.D: Tengo más de 22, x eso no dejo nada.

Sarah dijo...

ok, la primera vez escribí "cochillo" y obviamente es "cochinillo"

Lucas.- dijo...

Holas, gracias a todos por leer y comentar.


Celes, Si no te gustan no leas.


Maru, mm.. me falto tu categoría... "Si sos menor de 18, andate de acá y no me traigas más problemas..." jajaaj que bueno que te "cuaso" gracias.. jaja... ah.. por cierto... SI, uy.. me re jodió leerlo.. por favor, no ofendas mi blog con tus comentarios escritos rápido... jaja...


HOOOOOLLLLAAASS ANASTASIA!!! Sip.. te tomaste tu tiempo pero regresaste... no me vuelvas a dejar... jaja..


Sarah.. ojo con lo que comés en Segovia... yo en Toledo me comí un garrón... jajaa!!


Sls.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...